Con el objetivo de redoblar esfuerzos para derrotar la pobreza en Panamá, el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) como coordinador técnico del Gabinete Social, presentó junto al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) el Informe del Índice de Pobreza Multidimensional de Niños, Niñas y Adolescentes (IPM-NNA) 2018, una herramienta científica que permite a las autoridades, identificar y medir las principales carencias que sufren el sector más vulnerable del país.

Yazmín Cárdenas, Directora General de la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia Familia (SENNIAF) durante la presentación del Informe, y como panelista sobre los procesos, metodología y lecciones aprendidas, en su intervención señaló que “la pobreza infantil importa y es urgente porque es mayor y más intensa que la pobreza en adultos, porque sus efectos y consecuencias son de larga duración y muchas veces irreversibles. Este IPM en niños y adolescentes visibiliza sus necesidades y carencias multidimensionales”

El documento identifica y mide la incidencia e intensidad de las principales privaciones de la población señalada en Panamá, reconociendo que los Niños, Niñas y Adolescentes tienen necesidades distintas y sufren la pobreza en diversas formas. Los resultados de este estudio permitirán la reorientación de la política social que servirán para lograr reducir la pobreza de manera transparente de este grupo poblacional.

La pobreza multidimensional en niños, niñas y adolescentes se mide a partir de 5 dimensiones y 10 indicadores, identificados de manera participativa. Un niño o niña es considerado pobre multidimensional si registra privaciones en al menos 3 de los 10 indicadores contemplados en la métrica.

Dimensión

Indicadores

Vivienda

·         Precariedad de los materiales de la vivienda

·         Personas por habitación o hacinamiento

Agua y Saneamiento

·         Carencia de saneamiento mejorado

·         Carencia y disponibilidad de fuentes de agua mejorada

Salud y Alimentación

·         Prevención de riesgos en salud

·         Alimentación variada

Educación y formación temprana

·         Educación e información

·         Acceso a Internet

Protección y recreación

·         Protección de la infancia

·         Cuido, actividades infantiles y recreación

Según el informe, en Panamá hay 453,837 niños y niñas pobres. La mayor cantidad de ellos se concentra en la comarca Ngäbe Buglé con 112,857. La mayor incidencia de pobreza en niñez está en las edades de 0 a 9 años.

“La pobreza infantil no solo es mayor y más intensa que la pobreza entre los adultos, sino que tiene también consecuencias más profundas y duraderas, a veces irreversibles”, indicó Kyungsun Kim, representante de Unicef en Panamá.  “Las mediciones tradicionales de la pobreza se hacen a nivel de hogares y ocultan el hecho que dentro de ellos la distribución de los recursos es desigual y que, en general, los niños y las niñas suelen ser los más perjudicados”, agregó Kim.

Con esta iniciativa el Estado panameño se pone a la vanguardia como unos de los primeros países del mundo y el primero en América Latina y el Caribe en realizar esta medición.

Michelle Muschett, Ministra de Desarrollo Social destacó la importancia de este instrumento al permitirnos realizar un abordaje integral de las necesidades de nuestra población infantil. “Asumimos el reto de medir la pobreza bajo un concepto integral que nos permitirá una mejor focalización, integración y articulación de los servicios y programas sociales, para que estos lleguen a quienes realmente lo necesiten”, señaló la Ministra.

Dato al Editor

El IPM-NNA ha sido construido a través un Comité Técnico Asesor (CTA), conformado por el Mides, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), y el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC), y con las instituciones gubernamentales que integran el Gabinete Social en su versión ampliada y con el asesoramiento de UNICEF, PNUD y el Oxford Poverty and Human Development Initiative (OPHI).